dijous, 6 de maig de 2010

Uñas encarnadas, ampollas, rozaduras



Llega la primavera, es la época en la que volvemos a tomar nuevos hábitos, el frío se ha ido, pero no del todo, y vuelve a haber más luz.
Toca el cambio de alimentación, de ropa y de calzado.
Sobretodo cuando empezamos a notar que hay que cambiar de calzado a muchos los pies les avisan, empiezan a aparecer uñas encarnadas (uñeros), aumenta la sudoración del pie, aparecen rozaduras, ampollas...
Además de llevar un calzado apropiado, hemos de pensar que durante gran parte del año hemos llevado el mismo tipo y no han aparecido estos signos, ¿por qué ahora?.
Como he dicho más arriba con la primavera también llegan nuevos hábitos, a menudo el cuerpo lo que está pidiendo es depurarse, y aparecen estos signos en zonas donde se han ido acumulando toxinas y se hacen evidentes por el roce o la presión continua.
Es bueno aportar minerales en la dieta, reducir todo aquello rico en azúcares refinados y otro tipo de alimentos que nos ensucian por dentro. Para que así el cuerpo pueda llevar una desintoxicación propia de la primavera, después de un largo invierno.
Es bueno volver a hacer ejercicio, aprovechar las horas de luz e ir introduciendo los alimentos propios de la estación en la que estamos.
Este trabajo es un continuo, como dicen "una flor no fa estiu", así que el resultado de cuidar nuestro vehículo más preciado cada día, es una vida más saludable.
Si a pesar de todo esto la cosa se nos ha ido de las manos, es bueno consultar a un profesional, que nos aconseje apropiadamente para que el problema no vaya a más o se vuelva "crónico".

Feliz primavera

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada