dimarts, 16 de febrer de 2010

Plantillas en niños


Normalmente hay "una alarma social" cuando vemos que nuestros hijos no caminan como la mayoría, pués sus rodillas caen hacia dentro, el puente está ligeramente caído, tropiezan a menudo, e incluso el pediatra nos ha dicho que puede que tenga una pierna un poquito más larga que la otra...CORRIENDO AL PODÓLOGO!!!
No es fácil determinar cuando un niño debe llevar plantillas, debemos tener en cuenta que los primeros años de vida la flexibilidad es la reina en el cuerpo, todo nuestro sistema se conforma para adaptarse al medio donde pasaremos el resto de nuestra vida. Por esto las articulaciones tienden a ser más laxas y tenemos rodillas que caen hacia adentro y falsos pies planos.




Es importante que el niño desarrolle su aparato locomotor, con el juego, que corra, que nade, que baile, para que sus piernas se desarrollen con fuerza. De igual modo su alimentación hará que se desarrolle de una manera u otra, las piernas no dejan de ser el sostén del circuito que nos mantiene vivos, el tronco, y por tanto éstas se conformarán en función de lo que pase por ahí arriba.

A tal punto, podríamos determinar con seguridad entre los siete y ocho años si el niño necesitará plantillas, durante un tiempo o durante toda su vida.

La plantilla que debe utilizar, debe ser funcional, que mejore su calidad de vida. Si utilizamos un soporte corrector, podemos estar ocasionando graves problemas de postura a otros niveles, que acaben derivando en problemas fisiológicos. No debemos olvidar que si el cuerpo se ha estructurado de "x" manera, podemos estar cerrando la puerta por donde éste se adapta al medio.

Ante la duda, la mejor opción es trabajar con un osteópata, fisioterapeuta y/o podólogo, que tenga una visión del cuerpo y del desarrollo global. No está mal consultar durante los primeros años de vida para que nos aconsejen qué debemos tener en cuenta, y qué cuidados tener, así como malos y buenos hábitos que conviene eliminar, cambiar o mantener. Su cuerpo se está adaptando, está en constante cambio, la elección de plantillas vendrá más adelante.

Si el desarrollo del niño se ve afectado por una malformación ósea o una enfermedad genética, debemos tener en cuenta todo lo anterior, pero se ha de contemplar una acción inmediata y asistirlo en cuanto el niño, si es factible, comienza la deambulación.

www.goksalut.com

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada